Select a language

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

domingo, 7 de febrero de 2016

eTwinning, diez años de éxito

El profesorado de lenguas ha venido demandando recetas mágicas, métodos que funcionen en cualquier situación y para cualquier grupo de alumnos. No obstante, el trabajo diario, en el aula, nos demuestra que esta búsqueda es infructuosa y de hecho, en la práctica, se ha ido abandonando por el convencimiento de que la idea del Método no es más que un mito.
Más recientemente Hattie (2009) nos afirma que en educación no hay recetas, pero sí experiencias que funcionan.
Una de esas experiencias que podríamos llamar de éxito es eTwinning, el programa de hermanamiento y cooperación escolar en el marco de Erasmus+.

Diez años de existencia en permanente renovación y actualización, 360.211 profesores inscritos en su plataforma, 47.225 proyectos activos y 155.398 centros escolares implicados en su desarrollo a lo largo y ancho de toda Europa, pueden ser datos que por sí solos avalan dicho éxito.
Pero conviene, además de compartir la experiencia, reflexionar sobre ella.
Desde mi punto de vista, eTwinning tiene éxito porque se asienta sobre los principios básicos del actual paradigma relativo a la enseñanza de lenguas: enfoque comunicativo, aprendizaje integrado de contenidos y lenguas y mediación tecnológica.
Por una parte, el enfoque comunicativo describe unos rasgos básicos que deben tener sus propuestas:
·         Comunicatividad. Situaciones reales de comunicación promueven el aprendizaje.
·         Aprendizaje por tareas. Las tareas que requieren un uso significativo del lenguaje, estimulan el aprendizaje.
Se confirma que las propuestas de eTwinning contienen estos rasgos y  además se enmarcan en contextos de aprendizaje  más amplios y enriquecedores en los que el uso de la lengua o las lenguas se hace de forma integrada con los contenidos del proyecto, de manera que dicho uso pueda ser plenamente significativo para el alumnado.
Desde el punto de vista de la tecnología, estamos convencidos de que su mero uso, en la mayoría de las ocasiones, no transforma la realidad del aula, no es innovador; por lo que el verdadero potencial de eTwinning está en que gracias al aprovechamiento de la tecnología nos introduce en el territorio de la llamada “Cultura participativa”, caracterizada por rebajar las barreras  y las dificultades de la participación, generando un entorno social de pertenencia (a una comunidad que tiene un proyecto compartido) en el que los miembros  tienen la seguridad de que sus contribuciones importan; en palabras de la profesora Marylin Leask, los alumnos encuentran una “audiencia real para sus trabajos”, lo que resulta extraordinariamente motivador.
En definitiva, mediante eTwinning, la enseñanza y el aprendizaje se hacen visibles y eso proporciona experiencias educativas de éxito que conviene divulgar, compartir y extender.
Referencias básicas:
- Arzamendi, J. (2003). Bases metodológicas. Barcelona: Fundación Universitaria
Iberoamericana.
- British Council & National Support Service. (n.d.). How does e-Twinning impact of learners?
[Accessed 04/01/2015]
- eTwinning.net. http://www.etwinning.net
- Hattie, J. (2009). Visible Learning: A Synthesis of Over 800 Meta-Analyses Relating to Achievement. New York: Routledge.
- Jenkins, H. (2009). Confronting the challenges of participatory culture: Media education for the 21st century. MacArthur Foundation.
- Kumaravadivelu, B. (2003). Beyond methods: macrostrategies for language teaching. Yale University Press.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada